>

Novedades

 

"Celebrar Semana Santa involucra renovar nuestra confianza"

Semana Santa | 17.04.2019

La vida de Jesús de Nazaret, su modo de relación y sus enseñanzas inspiraron a muchos de sus contemporáneos. Hoy, pasados más de dos mil años de su muerte y resurrección; sus palabras, enseñanzas, gestos y actitudes continúan iluminado a muchos.


¿Qué inspira la vida de Jesús? Inspira a vivir un modo de relación fundamentado en un vínculo profundo, una confianza plena, una fe inamovible en Dios que se transparenta en actitudes y gestos que humanizan.

Durante la Semana Santa, hacemos memoria y actualizamos momentos culminantes de la vida de Jesús de Nazaret. Estas celebraciones no solo recuerdan acontecimientos sucedidos hace años en Israel; expresan situaciones en las que tantas veces nos sentimos involucrados. Por ejemplo, el domingo de Ramos Jesús fue aclamado, reconocido y alabado por muchos. Después, cada día de la semana santa, irá quedando solo. Será incomprendido, acusado injustamente, abandonado por sus amigos y, aparentemente, se puede llegar a considerar que hasta su Padre del cielo lo abandona en la cruz. Nosotros, quizá, alguna vez también hicimos esta experiencia. No obstante, en Jesús existe una convicción fundamental: Dios, respetando nuestra libertad, siempre acompaña, sostiene y fortalece aunque todo alrededor exprese lo contrario. Esa certeza lo animó a permanecer firme en su misión. Estaba convencido que la injusticia y la muerte no podían tener la última palabra en el camino de la vida.

Para nosotros, la última palabra la tiene la resurrección. El acontecimiento histórico de la resurrección de Jesús que celebramos en cada misa, cada domingo y de modo primordial el domingo de Pascua, inspira el sentido de nuestra vida.

Celebrar Semana Santa es una posibilidad para renovar la fe, la esperanza y el amor. Es una invitación a transparentar las motivaciones más nobles del espíritu humano en un estilo de relación que busca edificar a cada persona, a todo hijo de Dios.

La vida de Jesús inspiró a San Juan de Dios. La filosofía de nuestro fundador tiene sus raíces en esa relación con Dios. Hoy, sigue inspirando a la Orden Hospitalaria en su visión y misión. Afirmar como principio de nuestra organización que el centro de atención es la persona asistida, es manifestación del modo de relación de San Juan de Dios; modo que aprendió de contemplar la vida de Jesús, y de modo particular la última semana de su vida, la Semana Santa.




Además:


- Participación en el congreso internacional C3 Interventional Academy
- Jornadas Nacionales de Psiquiatría en Bolivia: ‘‘Salud mental infanto juvenil, con ellas y ellos empieza’’
- V Congreso Internacional sobre Atención Integral a la Persona con Discapacidad: “Enfoque biopsicosocial de la persona con discapacidad”
- Un nuevo espacio para el encuentro de los Colaboradores
- Pastoral Vocacional en Chile: Jornada de Hospitalidad para Jóvenes