Nuestra misión

Nuestra misión es evangelizar el mundo del dolor y sufrimiento a través de la promoción de obras y organizaciones sanitarias y sociales, que presten una asistencia integral a la persona humana, dando preferencia a las personas más desfavorecidas.

 

Principios y filosofía

El número 43 de los Estatutos Generales de la Orden, formula los siguientes principios:

 

  1. El centro de interés de cuantos vivimos y trabajamos en el hospital o en otra obra asistencial, es la persona asistida.
  2. Promovemos y defendemos los derechos del enfermo y necesitado, teniendo en cuenta su dignidad personal.
  3. Nos comprometemos decididamente en la defensa y promoción de la vida humana.
  4. Reconocemos el derecho de las personas asistidas a ser convenientemente informadas de su estado de salud.
  5. Observamos las exigencias del secreto profesional y tratamos de que sean respetadas por cuantos se relacionan con los enfermos y necesitados.
  6. Defendemos el derecho a morir con dignidad y a que se respeten y atiendan los justos deseos y las necesidades espirituales de quienes están en trance de muerte, sabiendo que la vida humana tiene un término temporal y que está llamada a la plenitud en Cristo
  7. Respetamos la libertad de conciencia de las personas a quienes asistimos y de nuestros colaboradores, pero exigimos que se acepte y se respete la identidad de nuestros centros hospitalarios.
  8. Valoramos y promovemos las cualidades y la profesionalidad de nuestros colaboradores, les estimulamos a participar activamente en la misión de la Orden y les hacemos partícipes del proceso de decisión en nuestras obras apostólicas, en función de sus capacidades y áreas de responsabilidad.
  9. Nos oponemos al afán de lucro; por tanto, observamos y exigimos que se respeten las normas económicas justas.

Valores

La Hospitalidad es nuestro valor central, que se expresa y se concreta en los cuatro valores guía:

CALIDAD

La entendemos como la excelencia profesional en la atención integral al paciente, poniendo a su disposición los medios técnicos, humanos y espirituales que precise en cada momento.

RESPONSABILIDAD

La asumimos como una obligación con los usuarios, el medio ambiente y hacia los ideales de San Juan de Dios y de la Orden. Siendo capaces, a su vez, de aplicar la ética y una justa distribución de los recursos de los que disponemos en todas las actividades que llevamos a cabo para la adecuada sostenibilidad de los Centros.

RESPETO

Consideramos al usuario de nuestros Centros en su dimensión humana como el centro de nuestra atención, teniendo en cuenta sus derechos y decisiones e implicando en el proceso a los familiares. Promovemos la justicia social y los derechos civiles y humanos.

ESPIRITUALIDAD

Acoge como valor el ofrecimiento de atención espiritual hacia todos los usuarios, pacientes, familiares y profesionales -sea cual sea su confesionalidad- considerando sus necesidades religiosas y contribuyendo, de esta manera, a la Evangelización.

 

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS