>

Novedades

 

El papa Francisco recibió a los Hermanos Capitulares en Ciudad del Vaticano

LXIX Capítulo General | 01.02.2019

El viernes 1° de febrero, los Hermanos que participaron del 69º Capítulo General de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios fueron recibidos por el Papa Francisco. Compartimos el saludo del Superior General dirigido a Su Santidad.


Estimado Santo Padre,

La Orden y toda la Familia Hospitalaria de San Juan de Dios le estamos muy agradecidos por invitarnos a estar con Usted aquí hoy en la última fase de nuestro LXIX Capítulo General que con el tema: «Construyendo el futuro de la Hospitalidad» estamos realizando en Roma desde el pasado 14 de enero hasta el día 5 de febrero.

En nombre de todos mis Hermanos y de todos los miembros de nuestra Familia, quisiera agradecerle especialmente su testimonio de fe y servicio, que nos alienta y desafía a renovarnos siempre y a perseverar en nuestras vidas como hospitalarios al servicio de los enfermos, pobres y necesitados, como Usted dice en su Exhortación Evangelii Gaudium, al servicio de los más frágiles de la tierra (Cfr. EG 209). Su preocupación por las personas más vulnerables y con frecuencia descartadas y olvidadas por nuestra sociedad, hijos de Dios y hermanos nuestros, es un recordatorio profético para nosotros como Hermanos de San Juan de Dios de la misión que el Señor y la Iglesia nos encomienda y que estamos llamados a compartir.

Las personas que hoy estamos con Usted somos los miembros de nuestro Capítulo General. Hermanos de San Juan de Dios, algunos Hermanos de nuestras Comunidades de Roma y algunos Colaboradores que nos ayudan estos días. Durante el presente Capítulo y con espíritu de discernimiento pedimos al Señor su luz para responder a los desafíos que hoy se nos presentan, con el único fin de ser fieles al Evangelio, a la Iglesia y a nuestro Fundador, en los diferentes lugares donde esta presente nuestro Instituto.

Los rostros felices que Usted ve aquí hoy de diferentes países y culturas, muestran la diversidad de la Orden y de la Iglesia. Somos una representación de muchas más personas, religiosos y laicos, profesionales y voluntarios, bienhechores y amigos que formamos la Familia de San Juan de Dios: todos al servicio de la hospitalidad según el icono evangélico del Buen Samaritano, tal y como lo vivió San Juan de Dios, San Juan Grande, San Benito Menni, San Ricardo Pampuri, los 95 beatos Mártires Hospitalarios de España y de Colombia y los beatos José Olallo Valdés de Cuba y Eustaquio Kugler de Alemania. Todos ellos son ejemplos y testigos para nosotros de fidelidad carismática y de servicio total a Dios y a los que sufren.

Vivir y practicar la hospitalidad es nuestra forma de ser en la Iglesia, para la Iglesia y para el mundo. En estos tiempos de la globalización y de las migraciones: la respuesta social, humana, ética y religiosa justa para nuestro mundo actual es la hospitalidad, que en nuestra Orden se representa a través de la granada. Por esta razón, queremos ofrecerle un árbol, un granado, que nos gustaría fuese plantado en algún lugar de los jardines del Vaticano.

Encontramos muchas personas solas, pobres, enfermas, sin trabajo, exluidas, desesperadas, explotadas etc,. De alguna forma aunque con otras características y de otros modos, son las mismas que encontró San Juan de Dios en Granada hace casi 500 años. Movido por el amor misericordioso de Dios, se desvencijó, entregando su vida al servicio de los necesitados para mostrarles el amor compasivo y hospitalario de Dios con los más frágiles. En la actualidad seguimos sintiendo la misma llamada del Espíritu Santo y ésta es nuestra forma de vivir y proclamar la alegría del Evangelio,

Le reitero mi agradecimiento, querido Santo Padre. En nombre de todos nosotros y de toda nuestra Familia Hospitalaria, le aseguro nuestro apoyo, nuestra fidelidad y nuestra oraciones por Usted personalmente y por la Iglesia, al mismo tiempo que le agradecemos la misión que está llevando a cabo en la Iglesia y el testimonio que permanentemente nos da a todos los fieles y a todo el mundo.

Al finalizar nuestra visita, que precede a la Jornada Mundial de la Vida Consagrada que se celebrará mañana en la fiesta de la Presentación del Señor, con profunda gratitud, le pido cordialmente sus bendiciones para todas las personas enfermas, pobres y necesitadas que se nos han confiado en todo el mundo, para todos los religiosos y colaboradores de nuestra Orden y para los que hoy estamos aquí presentes.

Hno. Jesús Etayo, OH
Superior General


Galería de imágenes






Además:


- 50° Aniversario del Voluntariado San Juan de Dios en la Argentina
- Descubre tu vocación: participamos de Expo Carisma en Sucre
- Festividad de San Juan de Ávila, un guía en el camino de santidad
- Hurlingham: Voluntarios animaron la expresión artística de pacientes
- Día Mundial de la Higiene de Manos