>

Novedades

 

COVID-19: Estado de situación en las Casas de la Orden Hospitalaria - Carta del Superior General

Curia General | Hno. Jesús Etayo, Superior General | 24.03.2020

Una semana después de mi última comunicación deseo informarles de la situación de las Casas de la Orden en relación a la pandemia del coronavirus, que sigue creciendo y afectando cada vez a más países en todo el mundo.


Roma, 23 de marzo de 2020

A todos los Hermanos y Colaboradores, miembros de la Familia Hospitalaria de San Juan de Dios

Una semana después de mi última comunicación deseo informarles de la situación de las Casas de la Orden en relación a la pandemia del coronavirus, que sigue creciendo y afectando cada vez a más países en todo el mundo.

Por los medios de comunicación saben como se va extendiendo a más lugares y cómo va afectando a más personas. Sigue el epicentro en este momento en Europa, donde la práctica totalidad de países están afectados y han tomado medidas cada vez más restrictivas. Italia y España, seguidos de Francia, Alemania y Reino Unido son los países con más contagios y personas fallecidas, especialmente los dos primeros, en los que el número de contagiados y fallecidos están llegando a unos números absolutamente inesperados y lo peor es que no hay certeza de cuando comenzarán a disminuir y por lo tanto a controlarse. En algunos puntos concretos los sistemas sanitarios se están saturando y ello hace más dificil todo.

Fuera de Europa, en Estados Unidos están creciendo los casos, también en Canadá y en casi todos los países de América Latina y el Caribe se están tomando medidas severas para la prevención, porque ya han llegado algunos casos.

En Asía parece que se van controlando en China e incluso en Corea del Sur, aunque todavía con medidas restrictivas muy importantes. En el resto de países de Asía, Australia y el Pacífico, con medidas restrictivas, porque también allí llegó el virus.

En África por desgracias también está llegando la pandemia y se están haciendo llamadas a tomar medidas rectrictivas a todos los países para evitar la propagación, por las dificultades añadidas que pueden existir. Muchas naciones han tomado medidas, esperemos que lo puedan contener.

En cuanto a los Centros y Casas de la Orden y teniendo en cuenta la información que nos ha llegado hasta este momento puedo decirles lo siguiente:

No hay Hermanos ni Colaboradores contagiados en ninguna Casa de la Orden a excepción de:

• Italia: Aquí por el momento no hay ningún Hermano contagiado pero si algunos Colaboradores de la Provincia Lombardo Veneta y del Hospital de la Isla Tiberina. Por el momento el problema más fuerte se está dando al norte, donde los servicios sanitarios se están saturando. Nuestra Casa de Erba es la que más está sufriendo en este sentido, el resto por el momento está mejor.

• España: Es donde más afectados hay. Por el momento un Hermano de 97 años falleció por coronavirus y 9 Hermanos de las tres Provincias y una religiosa que sirve en uno de nuestros Centros están contagiados, aunque por el momento están bien, no precisan de ingreso hospitalario y varios están asintomáticos. En cuanto a Colaboradores, un número cercano a 100 han dado positivo al Covid-19. Madrid sigue siendo el punto más crítico, seguido de Catalunya y el País Vasco. Nuestros Centros están haciendo una gran labor en coordinación con las Administraciones Públicas y en varios se están atendiendo enfermos con coronavirus.

• Austria: La situación está más controlada que en los dos países anteriores, pero a fecha 19 de marzo habían al menos seis Collaboradores contagiados.
Además hay que tener en cuenta que las personas contagiadas, Hermanos y Colaboradores, producen un número importante de otras personas que deben guardar la cuarentena o deben ser aisladas.

Pido a todos que nos unamos en la oración con toda la Iglesia y toda la Familia Hospitalaria de San Juan de Dios para pedir al Señor por todos los enfermos y personas afectadas por el virus y de manera especial por todos los miembros de nuestra Familia, Hermanos y Colaboradores, que han sido contagiados.

Quiero, en nombre de toda la Orden, agradecer a todos los Hermanos y Colaboradores que estos días están dando lo mejor de sí mismos para asistir a los enfermos y sus familias, en la lucha contra esta pandemia. Estamos muy orgullosos de vosotros, porque una vez más estáis haciendo brillar el carisma y la misión de la hospitalidad, más allá de los discursos y las palabras: con vuestro compromiso, muchas veces al límite, con vuestra sonrisa cuando no tenéis ganas de sonreir, con vuestra continua búsqueda de recursos y medios para asistir mejor, como buenos samaritanos, como nuevos Juan de Dios, que se multiplican por el bien de quien sufre, de quien tiene miedo, del anciano asustado, del joven preocupado. Sois para los enfermos el arcángel Rafael que les lleva el consuelo, el amor de Dios, la ternura y la humanidad. Gracias por ello. Por ello merecéis los aplausos que la gente da a los profesionales en muchos países y por ello sabemos que el Señor no nos olvida y por ello tenemos esperanza y confiamos que está batalla la venceremos.

En algunos países todavía no ha llegado el virus o todavía con muy poca incidencia. Hermanos y Colaboradores, os pido a todos, si no lo habéis hecho ya, que predispongáis sin tardar todas las medidas preventivas necesarias, en los Centros y en las Comunidades. Esta pandemia está siendo más dura de lo que nadie pensaba y todavía no sabemos hasta dónde llegará. Por favor, tomen todas las medidas indicadas por las autoridades y aquellas que por experiencia saben que son necesarias. Recuerdo especialmente a los países de África, allí tuvieron la experiencia del ébola. Pónganse en marcha y tomen todas las medidas y protocolos, aprendiendo de aquella dura experiencia.

Seguimos en tiempo de Cuaresma en camino hacia la Pascua. Vivamos este momento litúrgico con el dolor y la tristeza propia del sufrimiento que esta produciendo la pandemia, pero con la esperanza en el Señor de la Vida y la confianza de que con su ayuda superaremos este momento.
Sigo pidiendo a los Superiores Provinciales y Locales que tomen las medidas necesarias en las Provincias y en cada Comunidad para evitar contagios, incluyendo si es preciso todo encuentro comunitario de cualquier tipo.

Agradezco a los Superiores Provinciales la información que nos estáis enviado sobre cómo está afectando esta pandemia a cada Provincia. Seguid haciéndolo porque así podremos informar nosotros a toda la Orden y sobre todo podemos estar más cercanos a vosotros.

Son momentos duros. Las cosas parece que incluso siguen empeorando. Con las debidas precauciones y normas, cuidándonos lo preciso, es también la hora de la Hospitalidad, de ponernos a disposición, de servir con el ejemplo, como lo hicieron nuestros antepasados. Entre ellos recuerdo especialmente a San Juan Grande, que en 1600 murió en Jerez de la Frontera (España) a consecuencia de la peste, llevando la hospitalidad hasta sus más profundas consecuencias, como también lo hiceron recientemente, nuestros Hermanos que murieron a causa del ébola.

Rezemos los unos por los otros y todos por el mundo, especialmente por los que están sufriendo con más fuerza esta pandemia.

Fraternamente, 

Hno. Jesús Etayo
Superior General




Además:


- Pascua 2020: Mensaje del Superior General Hno. Jesús Etayo
- 7 de abril: en el Día Mundial de la Salud, ¡quédate en casa!
- Semana Santa: celebraciones presididas por el papa Francisco
- La tempestad desenmascara nuestra debilidad: una reflexión desde la pastoral de la salud
- Nuevo mensaje del Superior General sobre la pandemia de COVID-19
por Hno. Jesús Etayo, Superior General